Cómo ser más efectivo en el trabajo

Hace unas semanas recibía una solicitud por parte de la revista Emprendedores para que escribiese sobre mis tips para ser más efectivo en mi trabajo. Al principio me hizo gracia porque todo aquel que me conozca mínimamente sabe que soy un poco desastre. Pero al pararme a pensar en sí de verdad aplicaba alguna técnica, me di cuenta que en mi desastre único y personal, sí que he ido asumiendo con el tiempo ciertas rutinas buscando la efectividad. Creo que ciertamente es inevitable dado el alto volumen de tareas a afrontar en el día a día.

Aprovecho mi nuevo blog para compartirlos por si le fueran de utilidad a alguno de los lectores:

¿Qué hábitos has adquirido a lo largo de los años que entiendes que te han vuelto más efectiva/o en tu entorno profesional?

Uno de los hábitos que antes adquirí fue leer únicamente el email al principio y al final de la mañana. Leer nuevos emails suele introducir nuevas tareas a resolver evitando así que te centres en las tareas en las que estás trabajando.

Además, por mi tipo de trabajo y dado que estamos ubicados en Elda (Alicante), suelo tener muchas llamadas a la semana. Con el objetivo de ser más efectivo, suelo concentrar las llamadas en un día de la semana dedicando el resto de días a tareas más productivas.

Uno de los hábitos más comunes y que yo también practico, es crear la lista de tareas pendientes intentando priorizar aquellas con más urgencia o importancia.

Por último, siempre que necesito pensar en temas más estratégicos o solucionar temas más concretos, intento aislarme en alguna sala para estar más tranquilo y sin ninguna distracción.

¿Desde hace cuánto tiempo que tienes esos hábitos?

Algunos hábitos como el del email o el listado de tareas, los adquirí al inicio de mi vida laboral. Otros como el de las llamadas los he adquirido recientemente. El tipo de tareas que realizo varían con el tiempo, y muchas veces los hábitos han de adaptarse a las nuevas tareas.

¿Cuáles son los hábitos que has adquirido –si los hay, claro está– más recientemente?

Debido al boom que estamos viviendo en el mundo del Mobile Marketing, existen numerosos blogs y artículos por internet que son interesantes y que me gusta leer. Para no interrumpir mi trabajo, cuando encuentro algún artículo así, me lo envío al email personal o a la Kindle y trato de leerlos por la noche tranquilamente.

Además, he aprendido a decir que ‘no’. Muchos son los proveedores de publicidad que nos llaman para presentarnos su red de anuncios. Dado que son muchos, hay épocas que no se les puede atender a todos por lo que hay que decir ‘no’ (por más que insistan).

¿Qué hábitos traes de serie y qué hábitos has desarrollado, específicamente, una vez has tenido que ocuparte de ‘gestionar’ un negocio?

Cuando gestionas un negocio, hay veces que de tus decisiones depende que el resto de compañeros puedan avanzar con sus tareas. Con el objetivo de evitar cualquier espera por su parte, intento estar siempre disponible.

Además, este tipo de responsabilidades muchas veces provoca situaciones de stress que trato de sobrellevar haciendo deporte de forma diaria, casi por obligación. Hacer deporte me libera la mente y me carga de energía.

 

 

Visita a las oficinas de Google y Facebook en Dublín

Hace unos meses tuve la oportunidad de visitar en Dublín las oficinas de estos gigantes tecnológicos como son Google y Facebook. Viajaba a la capital irlandesa precisamente para una formación específica sobre User acquisition con Facebook Ads.

Facebook Ads se ha convertido para los profesionales del mobile marketing en una de las herramientas más efectivas a la hora de conseguir nuevos usuarios para nuestras aplicaciones. ¿En qué reside su éxito? Fácil. En su poder de segmentación. Recogiendo información de más de 1 billón de usuarios, Facebook es capaz de mostrarle tu anuncio a un usuario recién casado que celebrará esta semana su cumple, hombre, que vive en Madrid, le gustan los coches y los helados y está planeando un viaje a París.

Y aunque el curso fue realmente interesante y tomé muchos apuntes, lo que más llamó la atención cuando regresé era mi visita a sus oficinas. También visité Google; está prácticamente al lado de Facebook y tengo algunos contactos en los departamentos de marketing que siempre me atienden fenomenal.

Ambas son sencillamente espectaculares. Oficinas amplias con gente joven venida de más de 50 nacionalidades. Con gimnasio, piscina cubierta, salas de descanso, salas de consolas, salas de instrumentos, futbolines, billares y un sinfín de distracciones que hacen que el visitante quede impresionado.

Además, en cada una de las plantas hay una ‘mini’ cocina donde los empleados pueden coger de forma gratuita todas las bebidas, chocolatinas y frutas que deseen.

Tuvimos la suerte además de poder compartir tanto un desayuno como una comida con la gente de Facebook en su más que bien surtido comedor (todo gratis de nuevo J). He estado en hoteles de lujo con peores desayunos buffet que allí; contaban con su propio panadero preparando de manera constante deliciosos croissants y pan recién horneado. Para la comida, y al ser jueves, tocaba comida temática dedicada a Argentina, ¡deliciosa!

Con todos estos medios, no es de extrañar que el ambiente de los empleados fuera excelente, atreviéndome a decir incluso que predominaba un cierto relax. Ironizaba mi compañera que prácticamente todos estaban navegando por Facebook, aunque creo que en esta ocasión no era por motivos de ocio.

La primera pregunta que te surge al salir es si es posible que una empresa pueda mantener ese nivel de dispendio y ser igualmente rentable. A la vista de los resultados de ambas empresas, la respuesta es sí. Sin duda, su política de cuidar al empleado da sus frutos. Supongo que la inspiración viene antes tras un croissant recién hecho o una partida de billar con tus compañeros J

Aunque me permitieron realizar fotografías, he preferido no compartirlas por evitar abusar de su confianza. Sin embargo realizando una simple búsqueda en google images podéis ver detalles de dichas oficinas dignas de visitar.

A nivel turístico, Dublín es una ciudad pequeña con pocas cosas que ver. Eso no quita que sea una ciudad bonita y agradable que vale la pena visitar. Destaca su cultura de bares, de música en directo, la amabilidad de sus lugareños, su pasión por la Guinness, los paseos por la orilla del río, su Trinity College (especialmente su biblioteca), las calles empedradas de Temple Bar… Una ciudad perfecta para una escapada de fin de semana en pareja o amigos.

¿Vale la pena asistir a la Gamescom?

Esa es la primera pregunta que siempre me hago cuando vuelvo de los eventos a los que asisto. La razón no es otra que valorar el poder volver asistir a dicho evento en años sucesivos. Aún más ahora que surgen eventos de mobile marketing en todos los países y todos los meses del año.

Aunque asistir a cualquier evento siempre puede resultar beneficioso por los contactos nuevos que puedas hacer, muchas veces es necesario quedarse en la oficina para no acumular trabajo (y por los gastos que dichos viajes ocasionan).

La Gamescom es una feria que se celebra en la ciudad alemana de Colonia durante el mes de Agosto y que reúne a todas los profesionales del gaming, tanto AAA como mobile. Se celebra durante 4 días, siendo el primero de ellos únicamente para profesiones; y es precisamente el día que más vale la pena ir. A partir del segundo, se llena de ‘gamers’ a la caza de cualquier elemento gratuito de cualquiera de los juegos que allí presentan las grandes empresas. Si bien es cierto que el pabellón de mobile siempre está algo más tranquilo.

Pero ¿vale la pena asistir? Mi opinión es que sí. Realmente puedes aprovechar y tener muchas reuniones cada día (yo he tenido hasta 15 en un día). Es recomendable concertar las reuniones por adelantado siempre dejando huecos para alguna imprevista y dar una vuelta por la feria. Conviene decir que ‘no’ a aquellas solicitudes de empresas si no estás interesado. El tiempo es limitado y hay mucho por ver.

Por poner un ejemplo, queríamos probar diferentes proveedores de videos incentivados y offerwalls para nuestros juegos. En la gamescom pude reunirme con las principales empresas de dicho sector: Tapjoy, Supersonic, Fyber, AdColony y TokenAds. Y todo sin moverme del Pabellón 4.

También son famosas las fiestas nocturnas que se celebran por cualquier rincón de la ciudad. Son famosas las de Wargaming.net.

Si piensas asistir te vendrá bien saber que el precio de los hoteles sube mucho por lo que te aconsejo reservar cuanto antes para aprovechar tarifas más bajas. Haciendo la reserva con Cancelación Gratuita te cubrirás por si surge cualquier imprevisto. La mejor zona es junto a la estación central de trenes. Está cerca de la feria, de la catedral y de la zona turística. Además, llegues al aeropuerto que llegues (Bonn o Dusseldorf – cualquiera es cómodo), la mejor opción para desplazarse a Colonia es el tren llegando a dicha estación.

A nivel turístico, Colonia es una ciudad con un corto listado de monumentos por ver, si bien, solo por la catedral, vale la pena. Impresionante. Tanto por fuera como por dentro. De hecho, es el monumento más visitado de toda Alemania. Se tardó 600 años en construir y como curiosidad, se dice que los restos de los Reyes Magos descansan en un enorme relicario de oro macizo. Destacan en Colonia los barrios turísticos junto al enorme río Rin. Curiosa la cerveza de allí (marca Kölsch) que se bebe en vasitos pequeños y estrechos; diferente a la imagen que tenemos de cualquier alemán bebiendo cerveza en vasos gigantescos.